Tiempos absurdos

Tiempos absurdos

Nos ha tocado vivir una época que seguramente nos está pillando muy desprevenidos, algunos no hemos despertado de la pesadilla del confinamiento y ya tenemos encima otro. Son tiempos absurdos.

Des de el mes de marzo las restricciones se han multiplicado hasta el punto de quedar noqueados de tan prohibición i/o restricción.

Tengo la sensación que todos hemos quedado superados por la repercusión que tiene y ha tenido el virus, y los y las analistas más certeros, estoy casi convencido, que no han podido hacer ninguna previsión de lo que va a acontecer en los próximos meses, tan solo la casualidad puede hacer coincidir una predicción con la realidad, porque la lógica y este virus, de la mano, no van.

Humor absurdo en vena

Como si de una botella de vino se tratará, Absurdópatas nos vamos a dedicar a lo de siempre, hacer reír y de la mejor manera, queremos que el show que tenemos en cartelera sea una especie de bálsamo entre tanta mala noticia, estamos llegando al punto de una intoxicación de noticias que está dejando fuera de combate nuestro cerebros.

Para intentar reducir ese desazón teneos el antídoto, el show casi definitivo, una aspirina de humor que te hará rebajar las malas sensaciones durante una hora y cuarto.

Humor Jondo

Es un show de humor que tiene mucho espacio para la improvisación, vertebrado a base de una linda de flamenco nos atrevemos a jugar con los elementos del cante jondo para hacer reír al respetable, desde la premisa del respeto a esta disciplina, nuestra misión es hacer reír la más pintado, un homenaje a la idiotez supina, sin ínfulas de ser un cantaor o un tocador de verdad, una divertida parodia para hacer humor desde otros puntos de vista.

Un show que va cogiendo carrerilla, que ha tenida cierta repercusión en Empoder’art, cultura y arte por los barrios, actuaciones que se cuentan por peso en aplausos, kilos de risas que nos llevamos, mucho carió, tesón y profesionalidad en el escenario y remar en escenarios, a priori, complicados por la situación pandémica.

Humor absurdo en situaciones extrañas

Nuestra meta es hacer reír, siempre, en todo momento, queremos que el público venga con nosotros en un viaje a lo más imbécil, que se deje llevar, tranquilos, hay billete de vuelta cuando acaba el show, pero entrar en por la puerta grande a las propuestas escénicas que planteamos es nuestro deseo, creemos que es la mejor manera de disfrutar de nuestro show.

Hay que decir que hay personas que no contratan con nuestro tipo de humor, y en laguna ocasión, casi, casi anecdóticas, hay personas que se han marchado del espectáculo, obviamente, no hay absolutamente nada a reprochar, faltaría más, nos gustaría ser pizza, ese alimento que gusta a casi todo el mundo, pero eso no es, ni será así, pero no importa, lo asumimos, casi con gusto, que no todo el mundo quiera entender nuestro humor.

Un show absurdo

Sin tregua a la lógica desde que empieza nuestro primer sketch hasta que nos despedimos, esa es nuestra esencia, esquivar la coherencia constantemente, disfrazar la idiotez de algo normal, hacer asumir que esa locura es real, o que lo podría ser, una patada en el cerebro, con mucho cariño, pero una patada, luego acariciamos los cerebros con todo tipo de gags. Insisto, tiempos absurdos.

EL show casi definitivo

Pues entre todos los vericuetos que hay por el sendero del humor llegamos al show casi definitivo, un espectáculo que plantea a la audiencia unos personajes estrafalarios que a su vez sugiere situaciones grotescas de fácil digestión para provocar la risa, ni más ni menos.

En la medida de lo posible seguiremos dando toda la guerra que podamos en la Sala ÓN de Barcelona, tener este amplificador de nuestro humos es una placer y una suerte que nos gustaría corresponder con muchos SOLD OUT, pero la situación que que se ha instalado en el planeta tierra augura que el humor va a estar relegado a un plano menos destacado en la fotografía, seremos esa persona que se pone de puntillas, saca la cabeza y levanta la mano para tener más protagonismo, pero de momento, lo único que podemos hacer es salir en la fotografía, esperemos que más pronto que tarde, el protagonista que sale hoy en la foto, lo podamos borrar con Photoshop, dicho de otra manera, que una efectiva vacuna actúe de photoshop. Vendrán tiempos mejores, pero de momento son tiempos absurdos.

Sin respuestas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *